Andalucía, pionera en la gestión inteligente de la información turística entre las regiones europeas al disponer de un Big Data turístico


Andalucía dispondrá de un Big Data turístico que permitirá al sector mejorar el proceso de toma de decisiones y diseñar estrategias cualificadas para aumentar la competitividad del destino, detectar cambios y nuevas tendencias, así como apoyar la planificación y promoción turística.

Esta nueva herramienta, presentada recientemente, va a situar a la comunidad a la vanguardia de la actual era digital, al tratarse de la primera herramienta regional en el ámbito público de estas características en toda la Unión Europea. El Big Data turístico forma parte de una completa estrategia digital puesta en marcha desde la Junta para transformar Andalucía en un destino inteligente dotado de una industria cada vez más competitiva.

Se trata un sistema innovador de análisis del mercado que permitirá a  realizar una gestión inteligente de la información y generar conocimiento para continuar siendo una referencia turística, y se abrirá al sector de forma progresiva, ofreciendo información detallada de la situación de cada destino, tanto de una forma cuantitativa (con datos descriptivos) como cualitativa (percepción emocional), lo que permitirá a los destinos, a las pymes turísticas y a las administraciones del sector tener un conocimiento más preciso de la situación actual y poder realizar una estrategia acorde a las demandas detectadas.

Entre sus funcionalidades, el Big Data turístico dará la posibilidad de conocer mejor al visitante, identificar con mayor facilidad las oportunidades del mercado, hacer seguimientos en tiempo real de las opiniones que genera el destino, realizar análisis predictivos basados en el comportamiento del consumidor y medir la valoración emocional de los turistas, un aspecto este último en el que reside la principal novedad que aporta respecto a otros sistemas similares.

De este modo, la herramienta Big Data permitirá generar informes predictivos de comportamiento del viajero basados en inteligencia artificial, con los que -a priori- se podrá calcular el impacto que tendrán determinados productos o campañas promocionales según el mercado, el segmento, la época del año o el perfil al que se dirijan. Se articula así un sistema de alertas que facilitará a los agentes turísticos responder con rapidez a los cambios que se producen en la evolución sectorial y aprovecharlos, ponerlos a su favor, adelantarse a las tendencias.

Se prevé que el proyecto se abra en una primera fase a una decena de municipios, y durante el próximo año la tecnología se irá ampliando, aumentará las fuentes analizadas y complementará toda la información relevante, incorporando paulatinamente nuevos destinos de interés turístico.