Marín señala el Plan Meta como la herramienta que hará del turismo un sector más sostenible y de más calidad

El proyecto, que cuenta con una inversión de más de 700 millones, plantea un modelo inteligente e inclusivo basado en los recursos humanos y en el valor identitario andaluz

 

El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha asegurado hoy que la industria turística andaluza afrontará un nuevo futuro y una profunda transformación con el Plan General de Turismo Sostenible META 2027, que realiza una clara apuesta por la mejora de los ingresos por turista y del empleo a través de un modelo sostenible, innovador y de calidad.

En la presentación del documento, celebrada hoy en Málaga, Marín ha señalado que, ante el reto de reinventar el turismo, el Plan META “será nuestra brújula para cumplir las exigencias del nuevo mercado y de una actividad en constante cambio”, siendo además “el mejor apoyo para las empresas y profesionales andaluces”.

“Hoy Andalucía lidera el sector en nuestro país y esta industria sigue siendo un motor económico que genera empleo y oportunidades, recuperando cifras previas a la pandemia; pero el turismo tiene que avanzar para adaptarse a lo que el futuro nos demanda”, ha manifestado.

Así, las medidas que se desarrollarán hasta 2027 contemplan objetivos cuantificables, como el incremento de la contribución del turismo a la economía andaluza, aumentando los ingresos por turista un 3% de media anual acumulativa; así como mejorar la calidad del empleo y crecer otro 2,5% de media anual en el número de personal ocupado.

De igual manera, se persigue elevar más allá del 80% la tasa de turistas satisfechos o muy satisfechos con el destino y reducir la estacionalidad a menos del 2% mediante el fomento del turismo de experiencias y la redistribución territorial y temporal de los flujos de viajeros.

Otros hitos, según ha expresado, serán la optimización del proceso de adaptación y trasformación tecnológica, especialmente en zonas rurales y de interior; impulsar la sostenibilidad e intensificar la cooperación interadministrativa, la colaboración público-privada y el empoderamiento social.

Por tanto, el vicepresidente ha asegurado que el despliegue del plan “nos va a proyectar hacia un modelo competitivo y emprendedor de calidad, inteligente, igualitario e inclusivo, basado en los recursos humanos y en el valor identitario de Andalucía”, con el objetivo de consolidar “una industria turística de vanguardia”.

En este sentido, ha argumentado que el sector se encuentra “en la era del turismo inclusivo, adaptado a todo tipo de turistas; sostenible, respetuoso con el medio ambiente y con el entorno social y económico; tecnológico, donde la cultura del dato es básica en la toma de decisiones; y de calidad, con profesionales y empresas altamente especializados para ofertar experiencias únicas y diferenciadoras”.

Marín ha recordado que se contemplan programas y líneas de inversión por valor de 717,4 millones de euros, de los cuales la Consejería de Turismo aportará más de 546 millones y unos 170 millones de otros departamentos del Gobierno andaluz, contribuyendo “a modernizar la industria turística andaluza y potenciar su papel como sector estratégico y tractor económico de la región”.

Gobernanza y sostenibilidad

El plan se basa en un nuevo modelo de gestión, con una mayor gobernanza participativa y una nueva mirada sobre el territorio y el fomento del consumo responsable, apostando por la sostenibilidad y el desarrollo territorial. Además, se prioriza la formación y el empleo estable y presta especial atención al marketing turístico, con la innovación y la tecnología como aliados.

También aborda de forma estructural la gestión de la estacionalidad, integrando este objetivo en la planificación general para obtener un destino abierto 365 días al año; e incluye una programación post Covid-19, que prevé nuevas situaciones y aporta los protocolos y programas de contingencia que sirvan de parapeto ante futuras crisis.

Responde además a la oportunidad de “situarnos a la vanguardia de los principales segmentos emergentes y targets de interés”, según ha indicado Marín, apuntando como ejemplos al turismo de naturaleza, las actividades vinculadas a valores culturales y territoriales y los productos dirigidos a colectivos específicos.

El vicepresidente ha subrayado que, con este plan, Andalucía “se rearma para el horizonte cercano, pero también pone las bases para próximas décadas, teniendo en cuenta e incorporando las herramientas que nos ha trasladado el sector para construir el futuro juntos”.

El documento, que constituye el marco de desarrollo de las principales estrategias de política turística de Andalucía hasta 2027, ha sido redactado por la Consejería y la Empresa Pública de Turismo, siendo supervisado por el Instituto Andaluz de Administración Pública y ha contado con la participación de 300 profesionales en su elaboración.

El plan se rige por la Ley del Turismo de la Junta y es coherente a nivel nacional con la Estrategia de Turismo Sostenible 2030 y a nivel internacional con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El acto, celebrado en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, ha contado con la presencia de alrededor de 200 profesionales del sector y con la intervención del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y el secretario general para el Turismo, Manuel Muñoz.